ALERGIA ALIMENTARIA EN BEBÉS: ¿SE PUEDE PREVENIR?

publicado en: Blog | 0

El rechazo que tienen algunos niños  hacia ciertos alimentos,  claramente es una situación problemática, tanto para el niño como para los padres. A continuación, te daremos algunos tips que podrían ayudar a prevenir las alergias alimentarias.

 

alergia-alimentaria

 

Cada vez más existe un mayor aumento de niños y bebés que sufren de alergias alimentarias, si le preguntas a tu círculo más cercano, encontrarás más del algún niño que le tiene alergia a algún alimento. Por ejemplo, la leche de vaca es el producto más común que puede provocar una reacción alérgica en nuestros hijos, pero ¿qué pasa cuando la intolerancia le ocurre a los bebés lactantes?

Lo primero que debemos saber es que “una alergia alimentaria es una respuesta inmunología del cuerpo a una proteína presente en un alimento. El sistema inmune reconoce esa proteína como “peligrosa”  y desencadena una reacción mediada por anticuerpos para atacarla”, nos cuenta  la nutricionista  Holística de Nutrizen Covadonga Muñoz.

Los alimentos alergénicos más comunes son: La proteína de la leche de vaca, proteína del huevo, maní, soya, trigo, pescado y mariscos. “Una reacción alérgica puede manifestarse en diferentes partes el cuerpo del bebé o niño, siendo las zonas más comunes la piel, sin embargo,  también se pueden observar alteraciones en el aparato digestivo, respiratorio o ambos.  Podemos reconocerla en niños o bebés con síntomas como llanto, erupción cutánea, diarrea, vómitos, cólicos, sibilancias o sueño inquieto de un momento a otro,  y sobre todo asociado post ingesta de alimentos”, dice la nutricionista.

En el caso de los bebés lactantes “en su mayoría, lloran, juntan gases y les duele, se retuercen con cólicos, y no siempre es fácil ver que hay algo más allá, como la tan en boga alergia a la proteína de la leche de vaca. Hay que poner mucha atención a los síntomas,  y pedir más de una opinión para ver qué camino tomar”, agrega la especialista.

Lo bueno, es  que la solución está al alcance de nuestras manos, ya que como el lactante solo toma leche materna “bastará con que nosotras eliminemos de nuestra dieta lo que nuestro bebé no puede consumir. Mientras que lo malo de esta dieta puede ser extremadamente estricta y agobiante, por lo tanto hay  que armarse de paciencia, y hacerse el ánimo, ya que aunque existen alternativas en el mercado de  fórmulas de leches  especialmente elaboradas para cada tipo de alergias,  la mayoría son sumamente costosas,  y no son la opción más saludable para nuestros hijos”, advierte la Doula de Birth Arts International y DONA, María Fernanda Gamboa Apparce.

El rechazo que tienen algunos niños  hacia ciertos alimentos claramente es un  problema incómodo, sobre todo si se trata de bebes recién nacidos. A continuación, la especialista nos dará algunos tips para prevenir estas alergias según recomendaciones de la OMS.

  • En primer lugar, y aunque suene raro, evitar las cesáreas, más aún programadas. Si programamos un parto, significa que no estamos dando el tiempo suficiente al estómago de ese bebé para terminar de madurar. Y por otra parte, en una cesárea no permitimos que el recién nacido pase por el canal de parto impregnándose del microbioma de la madre, sino que nace en una zona estéril.
  • Se recomienda que la madre, al menos un mes antes de su fecha probable de parto, deje la leche, y todos sus derivados, para que la leche no esté contaminada con la proteína de la leche de vaca desde el nacimiento, momento en el que el estómago del bebé es sumamente delicado.
  • Luego, una vez que nace el bebé, la madre debe ser muy sana y ordenada para comer, de manera de ir analizando los alimentos que son más tolerables y los que no. Y todo incorporarlo poco a poco, finaliza la Doula.

Ya lo sabes, si sospechas que  tu hijo  puede tener alguna alergia o intolerancia algún alimento, no dudes en consulta a tu pediatra, y así podrás evitar un mal rato producto de  estos síntomas tan desagradables  que les produce a los más pequeños-

Fotografía: Padres Dibujos

Fuente: Revolucionmama.com